Dina Boluarte es la presidenta con la menor aprobación de las últimas 5 décadas

..:: Publicidad ::..

Dina Boluarte se ha convertido en la mandataria peruana con menor aprobación de las cinco últimas décadas. La reciente encuesta de Datum para El Comercio le da una desaprobación de 91% y una aprobación de apenas el 5%, evidencia de que su popularidad se mantiene en estado crítico. 

De acuerdo a la lectura de estas cifras, Boluarte ha perdido la mitad del 10% de apoyo que tenía en el primer trimestre de este año, tras el escándalo de los relojes Rolex y las investigaciones por presunto enriquecimiento ilícito en agravio del Estado.

Tras conocerse estas cifras, se revisaron algunos registros históricos de sondeos que concluyen que Dina Boluarte Zegarra es la mandataria con la menor aprobación desde 1980, superando incluso a otros expresidentes que, en su momento de aceptación más baja, nunca tuvieron menos del 6% de respaldo.

Por ejemplo, en su primer gobierno, Alan García logró tener una aprobación de solo el 6%. En su segundo gobierno, Alberto Fujimori llegó a tener un respaldo de solo el 9%, y Alejandro Toledo tuvo un mínimo de apoyo del 7%. Son los únicos mandatarios que han llegado a tener una aprobación de un solo dígito.

Si se compara con su antecesor, Pedro Castillo, las cifras tampoco son favorables para Boluarte, ya que el menor respaldo que llegó a tener el profesor rural fue del 19%, con una desaprobación del 76%.

De acuerdo con la encuesta, en febrero de 2023, la mandataria tuvo un 76% de impopularidad, mientras que hasta febrero de 2024 llegó al 83% de rechazo, es decir, un crecimiento del 7%.

Esta situación sin precedentes ha generado una profunda crisis de legitimidad para el gobierno de Boluarte, quien enfrenta un panorama político sumamente inestable y una creciente presión para convocar a elecciones anticipadas.

Analistas políticos atribuyen esta caída en la aprobación a la falta de liderazgo y capacidad de gestión de la presidenta, así como a los constantes escándalos de corrupción que han plagado su administración.

Además, la situación económica del país, con altos niveles de inflación y desempleo, ha contribuido a erosionar aún más la confianza de los ciudadanos en el gobierno.

En este contexto, diversos sectores de la sociedad civil y partidos políticos han intensificado sus llamados a la renuncia de Boluarte, exigiendo una transición ordenada hacia nuevos comicios.

Sin embargo, la mandataria ha reiterado su determinación de completar su mandato hasta el 2026, lo que podría profundizar aún más la crisis política y social en el país.

..:: Publicidad ::..
..:: Publicidad ::..

Artículos relacionados

..:: Publicidad ::..
on